Curso virtual en escucha activa

$133,000.00

ES LO QUE HAY

Vamos por la vida convencidos de que sabemos escuchar porque, pues, cómo negar la evidencia: escuchamos las letras de las canciones, escuchamos las sirenas de las ambulancias y cuando alguien dice nuestro nombre. Es verdad, pensamos: escuchamos todas esas cosas y, hasta ahora, (tal vez) no hay ningún examen médico que indique que estamos perdiendo la audición. 

Pero, ¿en realidad escuchamos tan bien como creemos? Porque, si así fuera, tantísimas personas no tendrían que buscar confidentes por fuera de su ámbito relacional, pues en casa y en su círculo de amigos ya tendría, supone uno, los espacios para sentirse escuchado. 

Entonces puede ser buena idea voltear la mirada: no preguntarnos si creemos que escuchamos, sino preguntarnos si nos sentimos escuchados.

Este curso trata de eso: voltear la mirada, incluso, voltear la escucha; sondear si, en realidad, escuchamos bien, lo suficiente, con talento, y abrir caminos para que podamos escuchar mejor.

La Escucha Activa es la posibilidad de hacer del escucharse una poderosa herramienta para mejorar nuestra vida en los ámbitos donde nos encontremos con otros humanos para construir proyectos conjuntos. Pues, allí donde miremos que interactuamos con otros humanos, la escucha es fundamental; así que escuchar más y mejor será una oportunidad para mejorar la vida en lo interpersonal, familiar, laboral, social y, seguramente, esto implicará una mejor relación con nosotros mismos. 

Descripción

¿Me Escuchas?

  • El día que Beethoven le regaló la luna a una muchacha
  • Cinco cosas que no son la escucha (aunque, de lejos, se parecen mucho)
  • Escuchar NO es esperar a que la otra persona termine de decir lo que está diciendo para soltar a continuación las frases que ya teníamos escritas en un guion mental.
  • Escuchar NO es permanecer en silencio para captar un par de palabras que diga el otro para luego usarlas desvirtuando su sentido original, sacándolas de contexto.
  • Escuchar NO es poner tus ojos en dirección a la otra persona, estar en silencio, y fingir un interés que no se siente de manera genuina.
  • Escuchar NO es, por nada del mundo, una obligación. Es un acto voluntario. Nos pueden obligar a oír, a seguir lineamientos o cumplir horarios; pero no nos pueden obligar a escuchar. Escuchar solo puede ser un acto genuino de expresión de la propia voluntad.
  • Escuchar NO es esperar que el otro diga una palabra clave, un detonante, para interrumpirlo y decirle que se está contradiciendo.
  • Algunas posibles razones (pero son pocas) por las cuales nos confundimos con la escucha
  • Las difíciles relaciones con la autoridad
  • La idea según la cual escuchar es un proceso pasivo
  • La cartilla de español, lengua o literatura donde nos enseñaron el modelo de comunicación

Escuchar Activa-mente

  • Algunas consecuencias (casi todas terribles) de no escuchar bien
  • Escuchamos para responder y defendernos, no para escuchar en sí mismo
  • Nos perdemos de ideas, propuestas y sugerencias realmente interesantes
  • Desarrollamos tareas que no nos pidieron o en condiciones equivocadas
  • Qué es lo que escuchamos cuando escuchamos
  • Dominios de la escucha
  • Dominio de la acción
  • Declaraciones
  • Afirmaciones
  • Promesa
  • Dominio de la intención
  • Dominio de futuro

Activar la Escucha

  • Axiomas de la Escucha Activa
  • La escucha es un acto libre y voluntario.
  • Tanto más lejos esté la escucha de los ejercicios de poder, tanto más se consigue esa posibilidad de la libertad.
  • La escucha exige disposición y la disposición requiere atención.
  • La atención y la disposición se traducen en tiempo: tiempo para escuchar.
  • Una buena conversación es aquella que al final nos convierte en otra persona.
  • Practicar la Escucha Activa

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Curso virtual en escucha activa”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.